21 marzo 2008

Arthur C. Clarke

Hace un par de días nos quedamos sin uno de los principales visionarios del último siglo. Aunque conocido, sobre todo, por ser el autor de "2.001, una Odisea del espacio" sus trabajos de divulgación científica llegaron mucho más lejos.

Fué el primer científico que propuso el uso de satélites de comunicaciones geostacionarios . Algo muy común a día de hoy, pero revolucionario en los años 40. Otra propuesta que está ahí es el uso de ascensores espaciales. La idea es sencilla, una plataforma espacial a nivel geoestacionario conectada con un cable a la superficie terrestre. La principla ventaja estaría en que ya no sería necesario usar cohetes para salir al espacio. Bastaría con usar una especie de ascensor (mucho menos costoso, sobre todo desde un punto de vista energético) Esta idea es, en teoría, viable. El único problema era el cable, que debía tener unas características muy particulares (resistencia, tensión..) Pues bien, no hace mucho que se ha descubierto un material basado en nantubos de carbono que cumple con todos los requerimientos... Los que antes decían "pamplinas" ahora dicen, en "menos de 20 años tendremos algo así".

Pero cusiosamente, el primer libro que leí de Clarke fué "Songs of distant Earth". Un libro de Ciencia Ficción, cierto. Pero que da respuesta a una pregunta muy simple: ¿Qué pasaría si descubriéramos que el Sol va a explotar en 1.000 años? Un libro al que Mike Oldfield le puso música en un disco con el mismo título en 1.994. Sin leer el libro, no entenderéis el disco -añadiré además que, posiblemente, este fué le último disco "de calidad" de Olfield-


3 comentarios:

Gardagami dijo...

See here or here

el del andamio dijo...

olfield y calidad nunca pueden ir juntos por mucho que digas......

coyotepisapraos dijo...

Supongo que eso es porque no a has escuchado en su momento los discos que tenías que haber escuchado... Y no estoy hablando de lo que ha sacao los últimos 20 años :-/