30 marzo 2009

Ofendido

Estoy ofendido.  Y es que acabo de ver un anuncio en la tele de Durex, Control (o uno de esos) en el que emulaban un orgasmo. 
Hasta ahí, pasa. 

Pero usar el Aria de la Reina de la Noche de la ópera "La Flauta Mágica" de Mozart me parece un atropello fuera de lugar.
Y es que es la prostitución extrema del momento más dramático de esta ópera. En esta aria  la Reina de la Noche está ordenando a su hija Pamina que mate a Sarastro, su amado. 


Si te gusta la ópera, no lo dudes. Escucha La Flauta Mágica. Leete el libreto y... disfrútala

2 comentarios:

Zorro de Segovia dijo...

bueno, un orgasmo, un aria. Son cosas parecidas ¿no?

Ana dijo...

Repásate el libreto... porque Sarastro no es sino el Sumo Sacerdote de Isis y Osiris. El amado de Pamina es el Príncipe Tamino.
Y no te ofendas tan fácilmente, hombre... que muchos podrían ofenderse por esto...